Al­ber­to Fer­nán­dez, el equi­li­bris­ta

POLÍTICA NACIONAL

Por Mau­ro Fe­de­ri­co para https://puenteaereodigital.com

De­trás de la in­com­pren­si­ble con­vo­ca­to­ria a mar­char con­tra la aho­ra bau­ti­za­da por los in­te­lec­tua­les de la li­ber­tad como “in­fec­ta­du­ra”, se es­con­den quie­nes re­cla­man al go­bierno ace­le­rar la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, sin im­por­tar las con­se­cuen­cias sa­ni­ta­rias. Con una ac­ti­tud con­ci­lia­do­ra y tra­tan­do de ar­mo­ni­zar los in­tere­ses de to­dos los sec­to­res, Al­ber­to Fer­nán­dez dispu­ta un par­ti­do di­fí­cil evi­tan­do que lo go­leen, pro­po­nien­do un plan­teo de­fen­si­vo in­te­li­gen­te y sin arries­gar su ca­pi­tal po­lí­ti­co, cada vez más con­so­li­da­do. Sin em­bar­go, den­tro del Fren­te de To­dos hay quie­nes pre­sio­nan para avan­zar en trans­for­ma­cio­nes de fon­do, que con­so­li­den un mo­de­lo eco­nó­mi­co con ma­yor dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, apro­ve­chan­do los al­tos ín­di­ces de ad­he­sión gu­ber­na­men­tal. La puja en­tre mo­de­ra­dos y con­fron­ta­ti­vos ten­sa la cuer­da so­bre la que hace equi­li­brio el Pre­si­den­te. Pa­sen y lean.

No hubo na­die en la his­to­ria de la fi­lo­so­fía que fue­ra más ameno y me­nos dog­má­ti­co para ex­pre­sar sus ideas que Vol­tai­re. Con una agi­ta­da vida que trans­cu­rrió en el apo­geo del Si­glo de las Lu­ces fran­cés, Fra­nçois Ma­rie Arouet –tal su ver­da­de­ro nom­bre– con­tri­bu­yó a la hu­ma­ni­dad con sus pen­sa­mien­tos y re­fle­xio­nes en toda cla­se de cien­cias, his­to­ria, li­te­ra­tu­ra y poe­sía. Es­cri­bió des­de pan­fle­tos po­lí­ti­cos y tra­ta­dos fi­lo­só­fi­cos has­ta tra­ta­dos bri­llan­tes con des­crip­cio­nes so­bre la na­tu­ra­le­za, mien­tras abo­ga­ba por la li­ber­tad de ex­pre­sión y la to­le­ran­cia re­li­gio­sa. A pe­sar de no pro­fe­sar el ateís­mo, la Igle­sia siem­pre lo con­si­de­ró un enemi­go. Ja­más di­gi­rió la ma­jes­tuo­si­dad de los tem­plos ni de sus re­pre­sen­tan­tes y supo sa­ti­ri­zar las fa­la­cias de los que in­ci­ta­ban a ma­tar en nom­bre de la di­vi­ni­dad. Odia­ba el fa­na­tis­mo y lu­chó con­tra la su­pers­ti­ción y el os­cu­ran­tis­mo, por­que con­fia­ba en el pen­sa­mien­to, la ra­zón y la cien­cia. Fue per­se­gui­do, des­te­rra­do, y ata­ca­do por to­dos los flan­cos, has­ta fí­si­ca­men­te; pasó una tem­po­ra­da en la Bas­ti­lla, el os­cu­ro pe­nal que al inicio de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa sus pro­pias ideas con­tri­bui­rían a arra­sar. 

En su no­ve­la El re­gre­so de Vol­tai­re, el es­cri­tor Mar­tí Do­mín­guez fan­ta­sea so­bre los úl­ti­mos días del fi­ló­so­fo, de re­gre­so a Pa­rís tras casi vein­te años de exi­lio y pri­sión. Lle­ga­do el mo­men­to de la muer­te, el an­ciano debe de­ci­dir en su le­cho si quie­re con­fe­sar­se con el fin de des­can­sar en se­pul­tu­ra cris­tia­na o si pre­fie­re ne­gar­se y sos­te­ner una pos­tu­ra fi­lo­só­fi­ca de la tran­si­ción. Es en­ton­ces cuan­do un sa­cer­do­te lo in­vi­ta a Vol­tai­re a re­nun­ciar al dia­blo, para ga­ran­ti­zar­se el pa­sa­por­te ha­cia el Pa­raí­so ce­les­tial. A lo que Vol­tai­re, en­tre sus­pi­ros ago­ni­zan­tes, res­pon­de: “No es mo­men­to de ha­cer enemi­gos”.

Al­ber­to Fer­nán­dez está con­ven­ci­do del es­lo­gan que agi­tó du­ran­te la cam­pa­ña que lo lle­vó a la pre­si­den­cia. “Es con to­dos”, re­pi­tió en cada una de sus pre­sen­ta­cio­nes pro­se­li­tis­tas. Y si­guió ha­cién­do­lo du­ran­te bue­na par­te de sus casi seis me­ses de ges­tión. La pan­de­mia que cam­bió el es­ce­na­rio mun­dial obli­gó a los go­bier­nos del mun­do a mo­di­fi­car sus agen­das. Y la Ar­gen­ti­na no fue la ex­cep­ción. Fer­nán­dez man­tu­vo el tono ecu­mé­ni­co para in­cluir al con­jun­to de los sec­to­res en to­das las po­lí­ti­cas im­ple­men­ta­das a par­tir de la cua­ren­te­na y esto le va­lió el res­pal­do ma­yo­ri­ta­rio de la po­bla­ción. Sin em­bar­go, la in­clu­sión ge­ne­ra­li­za­da pro­vo­có al­gu­nos cor­to­cir­cui­tos en­tre alia­dos del pro­pio ofi­cia­lis­mo, que co­men­za­ron a ma­ni­fes­tar su desacuer­do. “No se pue­de es­tar bien con Dios y con el Dia­blo”, re­cla­mó a viva voz un ex fun­cio­na­rio del go­bierno kir­ch­ne­ris­ta, hoy ale­ja­do de la ges­tión. “En al­gún mo­men­to va­mos a te­ner que rom­per al­gu­nos hue­vos si que­re­mos ha­cer una tor­ti­lla”, re­fle­xio­nó otro di­ri­gen­te pe­ro­nis­ta, con des­pa­cho en la Ro­sa­da, pa­ra­fra­sean­do al Ge­ne­ral.

Esta se­ma­na San­tia­go Ca­fie­ro se­pa­ró a al­gu­nos fun­cio­na­rios que ini­cial­men­te fue­ron in­cor­po­ra­dos al ga­bi­ne­te y que ya ha­bían es­ta­do en la ges­tión de Mau­ri­cio Ma­cri o in­te­gra­ron la bo­le­ta de Jun­tos por el Cam­bio. Y tam­bién Emi­li­ano Blan­co, de es­tre­chas vin­cu­la­cio­nes con el pro­cu­ra­dor por­te­ño Juan Bau­tis­ta Mahi­ques, pre­sen­tó su re­nun­cia a la je­fa­tu­ra del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Fe­de­ral. Sin em­bar­go, la preo­cu­pa­ción de cier­tos sec­to­res tras­cien­de los nom­bres de fun­cio­na­rios de se­gun­da lí­nea y apun­ta a mi­nis­tros y otros miem­bros del círcu­lo más cer­cano del Pre­si­den­te. Y tam­bién cues­tio­nan al­gu­nas po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les que “no con­so­li­dan el pro­yec­to trans­for­ma­dor del Fren­te” y “ali­men­tan al enemi­go”, uti­li­zan­do esa ló­gi­ca con­fron­ta­ti­va que tan­to uti­li­zó el pe­ro­nis­mo a lo lar­go de la his­to­ria. 

***

Afei­tar­se el bi­go­te

Dos ini­cia­ti­vas par­la­men­ta­rias im­pul­sa­das por le­gis­la­do­res ofi­cia­lis­tas han ge­ne­ra­do mu­cha po­lé­mi­ca ha­cia el in­te­rior del FdT. Una de ellas es la im­pul­sa­da por los dipu­tados Car­los He­llerMá­xi­mo Kir­ch­ner para gra­var las gran­des ri­que­zas de la Ar­gen­ti­na. Si bien el pro­yec­to tie­ne el aval pre­si­den­cial, ge­ne­ra ten­sio­nes en­tre quie­nes man­tie­nen un con­tac­to flui­do con el es­ta­blish­ment eco­nó­mi­co. La otra pro­pues­ta –a la que Al­ber­to pa­re­ce ha­ber­le sa­ca­do la roja an­tes de sa­lir a la can­cha– es la in­si­nua­da por Fer­nan­da Va­lle­jos, una eco­no­mis­ta del ala kir­ch­ne­ris­ta que pro­pu­so re­te­ner ac­cio­nes de los Gru­pos a los que el Es­ta­do asis­te para pa­gar los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res en el mar­co de la pa­rá­li­sis ge­ne­ra­da por la pan­de­mia. En este pun­to dis­pa­ró po­lé­mi­ca la for­ma en la que se dis­tri­bu­ye­ron los fon­dos des­ti­na­dos a co­la­bo­rar con el pago de la nó­mi­na de las em­pre­sas a tra­vés de los lla­ma­dos ATP. “No es ló­gi­co que uti­li­ce­mos re­cur­sos pú­bli­cos para pa­gar par­te de los be­ne­fi­cios de ge­ren­tes cor­po­ra­ti­vos cu­yos pa­tro­nes ga­na­ron for­tu­nas y fu­ga­ron di­vi­sas du­ran­te el ma­cris­mo, mien­tras coope­ra­ti­vas de tra­ba­ja­do­res y py­mes no re­ci­ben ni un peso”, sos­tu­vo el di­rec­tor del Ban­co Na­ción Clau­dio Lo­zano en diá­lo­go con #Puen­teAe­reo.

Des­de los sec­to­res sin­di­ca­les, tam­bién se es­cu­cha­ron al­gu­nas vo­ces crí­ti­cas. Tras la vi­deo­con­fe­ren­cia que la CGT man­tu­vo con au­to­ri­da­des del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) don­de se abor­da­ron te­mas como la re­ne­go­cia­ción de la deu­da, la com­pli­ca­da si­tua­ción la­bo­ral en el mar­co de la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus y la ne­ce­si­dad de ayu­da fi­nan­cie­ra para el país, va­rios di­ri­gen­tes se que­da­ron char­lan­do en la mesa so­bre la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca del país. “Pa­re­ce joda que en un go­bierno pe­ro­nis­ta nos re­sul­te más fá­cil re­unir­nos con el FMI que con nues­tro mi­nis­tro de Eco­no­mía”, iro­ni­zó uno de los gre­mia­lis­tas. Otro de los pre­sen­tes, uti­li­zó una me­tá­fo­ra para gra­fi­car su opi­nión, que fue ce­le­bra­da por los pre­sen­tes: “En al­gún mo­men­to Al­ber­to se va a te­ner que afei­tar el bi­go­te y de­jar de pa­re­cer­se tan­to a Al­fon­sín para trans­for­mar­se en un pre­si­den­te pe­ro­nis­ta”.

La otra cor­ni­sa don­de Al­ber­to in­ten­ta ha­cer equi­li­brio es la de su re­la­ción con los go­ber­na­do­res. Ya la se­ma­na pa­sa­da el pre­si­den­te via­jó a San­tia­go del Es­te­ro y Tu­cu­mán para re­unir­se con los man­da­ta­rios pro­vin­cia­les y esta se­ma­na hizo lo pro­pio con los dis­tri­tos de Mi­sio­nes y For­mo­sa. Si bien las con­fe­ren­cias de pren­sa des­de Oli­vos flan­quea­do por Axel Ki­ci­llof y Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta es­tán pen­sa­das para brin­dar una ima­gen de uni­dad en el com­ba­te con­tra el CO­VID-19 en el área don­de más azo­ta el vi­rus, a al­gu­nos go­ber­na­do­res del in­te­rior les ge­ne­ra una ima­gen muy cen­tra­lis­ta. “Des­com­pri­mió bas­tan­te que el Pre­si­den­te haya em­pe­za­do a re­co­rrer el país por­que has­ta aho­ra sólo se ha­bía mos­tra­do aten­to al AMBA y la Ar­gen­ti­na so­mos to­dos”, afir­mó una fuen­te del go­bierno for­mo­se­ño.

Otro dato que mues­tra la gran ca­pa­ci­dad de equi­li­bris­ta que evi­den­cia Fer­nán­dez es jus­ta­men­te la es­ce­na que mon­ta cada vez que debe ha­cer un anun­cio im­por­tan­te des­de la re­si­den­cia don­de atien­de los asun­tos de go­bierno. “El cua­dro siem­pre lo mues­tra a Al­ber­to al cen­tro, a Ho­ra­cio a su de­re­cha y a Axel a su iz­quier­da, sim­bo­li­zan­do de al­gu­na ma­ne­ra los po­si­cio­na­mien­tos que os­ten­tan cada uno den­tro del es­pec­tro ideo­ló­gi­co, eso tam­bién es equi­li­brio”, ana­li­za con tino Raúl Ti­mer­man.

Uti­li­zar el “pe­ro­nó­me­tro” para ve­ri­fi­car quién tie­ne pos­tu­ras más cer­ca­nas a las del his­tó­ri­co lí­der es una cos­tum­bre muy ha­bi­tual en­tre la di­ri­gen­cia pe­ro­nis­ta. A tal efec­to, es in­tere­san­te el ejer­ci­cio de leer o es­cu­char qué plan­tea­ba Pe­rón a la hora de re­pa­sar la his­to­ria de sus po­si­cio­na­mien­tos. En 1973, tras su re­gre­so a la Ar­gen­ti­na para ser elec­to por ter­ce­ra vez como pre­si­den­te, el Ge­ne­ral con­ce­dió una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va que fue rea­li­za­da por Ser­gio Vi­lla­rroelRo­ber­to Mai­da­na y Ja­co­bo Ti­mer­man. En uno de los pa­sa­jes del re­por­ta­je, el lí­der re­cor­dó un epi­so­dio de su pri­mer go­bierno: “Cuan­do or­ga­ni­za­mos aquel ga­bi­ne­te, vino un día el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res Je­ró­ni­mo Re­mo­rino –un con­ser­va­dor que ha­bía sido se­cre­ta­rio de Ju­li­to Roca– y me dice: Ge­ne­ral ¿cómo va a me­ter a to­dos es­tos co­mu­nis­tas den­tro del go­bierno? –yo ha­bía in­clui­do a (Ángel) Bor­lenghi y a (Juan Ati­lio) Bra­mu­glia, que ve­nían del so­cia­lis­mo– y yo le con­tes­té: No se afli­ja Re­mo­rino, es para com­pen­sar a di­ri­gen­tes como us­ted, que son reac­cio­na­rios”.

La ver­da­de­ra grie­ta

Don­de el pre­si­den­te no hace equi­li­brio y se plan­ta fir­me en su pos­tu­ra in­ne­go­cia­ble es cuan­do debe de­fen­der la es­tra­te­gia de ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo para pro­te­ger a la po­bla­ción de la pan­de­mia. Este fin de se­ma­na nue­va­men­te los anti cua­ren­te­na hi­cie­ron oír sus re­cla­mos, esta vez con­vo­ca­dos por una ab­sur­da pro­cla­ma for­mu­la­da bajo el tí­tu­lo “bas­ta de in­fec­ta­du­ra”. Con el aval de fa­mo­sos adu­la­do­res del ma­cris­mo como Su­sa­na Gi­mé­nezJuan José Se­bre­lliMa­xi­mi­li­ano Gue­rra y Os­car Mar­tí­nez, se efec­tua­ron ma­gras con­cen­tra­cio­nes de las que par­ti­ci­pa­ron sec­to­res crí­ti­cos del go­bierno, mi­li­tan­tes “li­ber­ta­rios”, co­mer­cian­tes que quie­ren re­abrir sus ne­go­cios, teó­ri­cos de cons­pi­ra­cio­nes di­ver­sas y mé­di­cos auto con­vo­ca­dos que re­cla­man de­re­chos la­bo­ra­les, en­tre otros.

Des­de di­fe­ren­tes púl­pi­tos me­diá­ti­cos, Se­bre­li equi­pa­ró la cua­ren­te­na con una “de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria” y acu­só a Al­ber­to Fer­nán­dez de con­ver­tir­la en una “cua­ren­te­na po­lí­ti­ca”; Gue­rra dijo que la me­di­da es cla­ra­men­te “co­mu­nis­ta” y la ex diva de los te­lé­fo­nos ase­gu­ró que “nos lle­van a ser como Ve­ne­zue­la”, mien­tras huía al Uru­guay para re­fu­giar­se en su cha­cra es­te­ña. Las re­des se in­fec­ta­ron con de­cla­ra­cio­nes de este te­nor. Y por su­pues­to no fal­tó la pre­si­den­ta del PRO, Pa­tri­cia Bu­ll­rich, quien se sumó al afir­mar que el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio es de “iz­quier­da fas­cis­ta o de de­re­cha sta­li­nis­ta”.

En me­dio de uno de los mo­men­tos más de­li­ca­dos, tras ochen­ta días de un es­fuer­zo co­lec­ti­vo y man­co­mu­na­do po­cas ve­ces vis­to en la his­to­ria de nues­tro país, fa­mo­sos e in­te­lec­tua­les ama­ri­llos in­ten­tan so­ca­var el ma­yo­ri­ta­rio apo­yo que tie­ne el go­bierno na­cio­nal con el ar­gu­men­to fa­laz de que esta “res­tric­ción de las li­ber­ta­des” ame­na­za con trans­for­mar­se en una “dic­ta­du­ra”. Dis­cu­tir la gra­ve­dad de la epi­de­mia o la ne­ce­si­dad de man­te­ner­nos ale­ja­dos del vi­rus para evi­tar los con­ta­gios ma­si­vos me­dian­te la per­ma­nen­cia asis­ti­da en nues­tros do­mi­ci­lios, es un sin­sen­ti­do. Pero con­vo­car ex­plí­ci­ta­men­te a des­obe­de­cer una de­ci­sión re­co­men­da­da en­fá­ti­ca­men­te por los ex­per­tos y ava­la­da por la ma­yo­ría de la so­cie­dad es un acto cri­mi­nal, don­de no exis­te nin­gún mar­gen para el equi­li­brio. 

https://puenteaereodigital.com/columnistas/hombre-sin-apellido/alberto-equilibrista/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − quince =