Arturo Quinteros más allá de su música

ACTUALIDAD NOTA REALIDAD SOCIAL

Por Fernando Chinellato

El autor rinde un homenaje a Arturo Quinteros, adherimos y somos el vehículo.

Al maestro Quinteros lo conocí por el también mendocino Jorge Troyano, uno de los más importantes guitarristas jóvenes del país y quizá el que más ha hecho por la obra de Arturo.

ARTURO QUINTEROS y su guitarra

Conocer a Quinteros, fue conocer un sabio, un hombre culto y respetuoso que amaba la guitarra. Nunca vi a nadie tratar a su instrumento como lo hacía Arturo.

Poco a poco el nombre del Maestro está recorriendo el mundo a través de los más destacados concertistas de guitarra. Su obra ha sido grabada e interpretada por músicos en países tan lejanos como Alemania, Italia, Francia Suecia además de Argentina. Varias de sus partituras están siendo editadas por Allan Bergman Jensen, editorial danesa actualmente líder en Europa de música para guitarra clásica. Lentamente, pero firme llega el reconocimiento por la cantidad y calidad de su producción. Algún día su nombre estará junto a los grandes compositores argentinos.

Se dice que cuando un anciano muere, una biblioteca se quema, y esto es lo que siento con la partida de Arturo. Un gran amigo que nos dejó un legado gigante que todavía no conocemos del todo.

Arturo fue, además, uno de los seres más generosos que tuve la suerte de encontrarme. Recuerdo un día que lo fui a saludar a su casa, me dijo que era su cumpleaños. Avergonzado le dije que no sabía y que me disculpara. Nos tomamos un café y me regaló uno de sus CD´s cuando le dije la pena que me daba que en su cumpleaños él me regalase algo a mí, me dijo: “¿Qué mejor regalo que me dejes hacerte un regalo?”

Ese era Arturo, una persona noble que cuando le conté que había entrado en la facultad, me llevo frente a su biblioteca y me regalo varios de sus libros o cuando le dije que quería aprender composición me regaló un tratado de armonía. Las tardes en su casa, las gaseosas en la plaza o el café en la heladería eran una forma de leer un libro entrañable.

Pero como todo artista, la gente como Arturo no se va del todo, nacen permanentemente en su obra. Hoy ya descansa, pero su guitarra seguirá tocando por siempre. Nosotros nos encargaremos de ello. Arturo vivirá en Dorita su mujer, sus hijos, y en aquellos amigos entrañables encargados de que su música siga naciendo a cada instante, Jorge Troyano, Pablo Bazán, Carmen Cervantes.

Por eso les recomiendo de corazón que busquen en YouTube “Arturo Quinteros” y puedan escuchar su música tocada por él mismo o interpretada por docenas de guitarristas del país y el mundo. Como yo ahora, que mientras escribo y me acuerdo de mi amigo escucho su estilo ´Desde Lejos´.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − tres =